Para qué sirven las puertas cortafuegos

Hay muchos tipos diferentes de puertas cortafuegos, ya que hay materiales de metal, madera o incluso vidrio que se pueden usar en muchos de los establecimientos comerciales o locales. Cada vez se están instalando más puertas de este estilo en locales comerciales y centros comerciales, donde cada vez apuestan más por la seguridad cortafuegos.

¿Qué son las puertas cortafuegos?

Las puertas cortafuegos son puertas que se instalan para evitar que el fuego se propague rápidamente por el compartimento. Por ello estas puertas son perfectas para conseguir que la gente salga del edificio por ellas de forma sencilla.

En muchas ocasiones se pueden ver como puertas de RF que son muy resistentes al fuego.

Dentro de este tipo de puertas se puede encontrar una mayor presencia, ya que son muy comunes las puertas pivotantes metálicas. Estas puertas resisten sin problema las altas temperatura al igual que el fuego, con una media de 140º a 180º, por ello son las más seguras del mercado. El marco de las puertas también puede aguantar grandes temperaturas, ya que si los gases pasarán podrían afectar a las personas que por ello no sobrevivan al incendio.

Cada puerta tiene un tipo de resistencia, ya que está regulado según la norma UNE-EN 1634-1, por lo que si quieres conocer más sobre ello debes mirar en la norma donde se encuentra toda la información.

¿Cómo funcionan las puertas cortafuegos?

Este tipo de puertas cuentan siempre con una compartimentación, ya que funciona como si fuera una fuerte barrera contra el fuego, que impide que el fuego la pueda traspasar y que avance el fuego. Por ello siempre hay que tener en cuenta el poder de las llamas, que pueden llegar a afectar a todo el edificio. Estas puertas pueden dar un poco más de tiempo para la llegada de los bomberos y evacuar a todas las personas.

Estas puertas siempre deben contar con un sistema de auto cierre, para que cada vez que se abra vuelva a cerrarse, para así evitar que las llamas se sigan extendiendo por el edificio. Estas puertas nunca se deben cerrar con llave, ya que siempre deben estar listas para cualquier tipo de emergencia.

Características de las puertas cortafuegos

Las puertas cortafuegos son necesarias en muchos de los establecimientos públicos, sobre todo para conseguir sectorizar los huecos de las grandes dimensiones, haciendo que las personas puedan evacuar sin problema ante cualquier problema.

Estas puertas cuentan con varias posiciones, que se pueden regular para uso intensivo y dan buenos resultados, ya que la puerta va a hacer siempre su trabajo.

El funcionamiento puede ser manual, semiautomático o automático, pero siempre debe estar preparada para resistir el fuego el máximo tiempo posible, para ello es importante hacer una instalación adecuada de la puerta, ya que solo se puede conseguir mediante el trabajo profesional y con un cierre de máxima calidad.

Tipos de puerta cortafuegos

Comúnmente se conocen dos variedades de este tipo de puertas una es la puerta de hoja, que esta construida con dos chapas de acero. Estas chapas tienen un relleno de lana de roca, que hará que las altas temperaturas no pasen entre chapas.

La puerta guía es una puerta que esta fabricada con material galvanizado, que se deben instalar dependiendo de las necesidades que haya que cubrir.

¿Cuál es el mantenimiento de una puerta cortafuegos?

Siempre hay que asegurar que se encuentre en perfecto estado, ya que, si presenta algún golpe, deformación, descuelgue o rotura lo mejor es cambiarla. Por ello siempre hay que tener en cuenta que un profesional debe ver el estado, ya que la capacidad de auto cierre también es importante para su mantenimiento.